¿Cómo puedo empezar a tomar notas si no tengo motivación para hacerlo?

La toma de notas parece a veces haberse vuelto un entretenimiento de magnitudes abrumadoras. Recuerda cuál es el objetivo principal.

¿Cómo puedo empezar a tomar notas si no tengo motivación para hacerlo?
Photo by Conscious Design / Unsplash

Si llegas ahora al mundo de la gestión del conocimiento parece que, en los últimos dos años, tomar notas se ha vuelto un entretenimiento y no un medio.

Con tantos videos y artículos sobre cómo montar un sistema de gestión del conocimiento en diferentes plataformas, la toma de notas se ha convertido en una nueva moda de internet. Sistemas hiper-complicados en los que pasas más tiempo rediseñando y estructurando que manchándote las manos. Normal que a mucha gente le resulte tediosa la misma idea de comenzar.

La realidad es que no necesitas nada de eso y puedes tomar notas en cualquier sistema súper básico.

Tomamos notas para pensar, para procesar, asimilar el conocimiento y poder volver a lo asimilado, sin tener que a comenzar de cero.

Este debería ser el objetivo principal. Pensar y aprender. Teniendo eso claro, la estrategia puede ser muy básica.

Abre un bloc de notas en papel, la aplicación de Apple Notes, un documento en blanco en Google Docs u lo que quieras. No pienses en estructuras, en cómo vas a enlazar las notas ni cómo clasificarlas. Sólo decídete, y ten la tranquilidad de que es una decisión temporal y reversible, por un medio en el que puedas escribir y volver a lo escrito.

¿Ya lo tienes? Genial.

Ahora, limítate a desarrollar, con tus propias palabras, la idea clave que has aprendido del último libro que leíste, la última clase a la que has asistido o la lección que has aprendido de un problema reciente. Sólo una por día y nada más. El resto llegará sólo si desarrollas el hábito mental, no cuando tengas un sistema.

Mañana, puedes volver a hacer lo mismo.