Tres habilidades generalistas que un buen manager necesita tener

Un buen manager, por definición, se mueve en un contexto de amplitud. El tipo de habilidades que necesita difieren de la que se utilizan en el trabajo de dominio de un experto.

Tres habilidades generalistas que un buen manager necesita tener
Photo by Andrea Zanenga / Unsplash

La idea de que un manager debe tener el nivel de profundidad en un dominio de cualquiera de su equipo y, además, todas las habilidades gestión necesarias para moverse con la soltura necesaria dentro del ecosistema de la empresa está fundamentalmente rota.

Esa persona, de existir, sería una rara avis. Las habilidades necesarias para un técnico, sea el área que sea, y las de interacción a nivel de gestión con el resto del sistema requieren una amplitud y nivel de profundidad completamente diferentes. Tener esto en cuenta podría ahorrar muchas frustraciones para todas las partes, especialmente en el sector de tecnología.

Hay tres habilidades de enfoque generalista de las que cualquier persona con responsabilidades de gestión se puede beneficiar para navegar la complejidad de su ámbito de trabajo.

Pensamiento sistémico

Tu departamento no existe en el vacío.

Deberías ser capaz de entender tu área como uno de los componente de un sistema más complejo con todas sus interacciones, dependencias e implicaciones. Tienes que poder comprender el valor que aportan otros departamentos y equipos y las implicaciones que una decisión en una de esos componentes afectará potencialmente al resto del sistema.

Resolución de problemas complejos

A medida que el nivel de abstracción al que trabajas se vuelve más alto, la complejidad de los problemas con los que trabajas, aumenta.

Cada vez afrontas más situaciones en las que no puedes aplicar una solución predeterminada o un consejo experto. Bien porque el problema es de una naturaleza altamente contextual, porque el problema concreto no es evidente a simple vista o porque, realmente, que sería más bien la definición, ese problema concreto no se ha resuelto antes. En mi opinión, la contextualidad, provoca cada vez más que los problemas no se hayan resuelto anteriormente.

Comunicación y negociación

Relacionado con la visión sistémica, una interacción exitosa con el resto del sistema, en el caso de una empresa, depende de seas capaz de tener buenas conversaciones.

Por obvio que pueda parecer, esto no abunda tanto. Tendrás que negociar plazos, prioridades, explicar propuestas, generar acuerdos. Desde un entrenamiento para hablar fluidamente en público, no necesariamente haciendo presentaciones, hasta una en ventas, te pueden proporcionar herramientas para llevar los objetivos de tu equipo a buen puerto.