Un proyecto sin objetivos claros es una lista de la compra

Sin objetivos claros y maneras de medirlos, lo que tienes es una lista de la compra.

Un proyecto sin objetivos claros es una lista de la compra
Photo by Vitolda Klein / Unsplash

Hoy empujaba para aclarar objetivos de un proyecto que estoy empezando y uno de los stakeholders me dijo que para él, en realidad, es una lista de tareas que hay que ejecutar.

Sin objetivos claros y maneras de medirlos, lo que tienes es una lista de la compra.

Un objetivo da coherencia al proyecto, unifica las tareas y sirve de filtro. Para tener claro es scope y desde ahí poder definir tareas de un proyecto, tener claro qué queremos conseguir y cómo vamos a saber si está conseguido es lo más importante. Cuando empiecen a surgir nuevas ideas que hay que incluir o no, cuando en tres meses haya dudas sobre las prioridades o tengas que discutir si algo se deja fuera, se re-formula o se deja para más adelante ¿cual será de otra manera el criterio principal para tomar las decisiones?

Un objetivo claro y medible es lo que da sentido y coherencia a lo todo lo que vas a implementar y ejecutar. No es una cinta que se pone alrededor de las tareas para atarlas, sino que es la raíz, el criterio fundamental sobre el que tomar las decisiones a medida que avanza el proyecto.